28/5/15

Guía para cuidar tu estómago y tener una digestión estupenda


Guía para cuidar tu estómago y tener una digestión estupenda

¿A veces te sientes hinchado, padeces de reflujo o tienes acidez? Expertos en salud y nutrición tienen las claves para combatir los problemas estomacales más comunes y que no te sientas incómodo


elconfidencial.com

Cada vez más personas desarrollan intolerancias a determinados alimentos. Las alergia a los lácteos y al gluten están a la orden del día y muchas personas tienen que enfrentarse a diario a digestiones pesadas, acidez y malestares estomacales. Las causas pueden ser varias y en casos severos lo mejor es acudir a un experto para determinar si se trata de alguna intolerancia real o quizás pueda deberse al estrés o a una alimentación inadecuada.

Mientras aclaramos cuál puede ser el origen de esos incomodos dolores de tripa, Helen Foster recoge en The Telegraph las recomendaciones de varios expertos en salud y nutrición para mantener nuestro sistema digestivo en plena forma. ¿Cómo evitar los desagradables problemas intestinales que te hacen pasar las noches en vela o padecer durante la jornada laboral? Así puedes cuidar de tu intestino para estar sano y sentirte bien.

Tómate un respiro antes de comer. Debido a los ajetreados ritmos de vida y a las intensas jornadas laborales, es bastante común comer estresados y en el mínimo tiempo posible y esta es una de las causas más comunes que produce la sensación de hinchazón estomacal. Realizando unas respiraciones profundas antes de comer podemos relajar nuestro sistema nervioso asociado con el estrés y activar el parasimpático que ayuda a que la digestión se realice correctamente.

Encontrar y averiguar la causa. El aumento de los casos de alergia alimenticias ha hecho que muchas personas opten por eliminar de sus dietas el gluten o los lácteos, pero los especialistas en nutrición recomiendan irlos retirando paulatinamente para averiguar cuáles son los verdaderos responsables de las molestias digestivas. “La mayoría de la gente tiene un problema concreto que genera el 70% de sus síntomas intestinales por lo que debe esforzarse en encontrarlo y eliminarlo antes de dejar de comer de todo”, explica el kinesiólogo Sam Bearfoot.

Dos minutos diarios de gárgaras. “La digestión comienza en el cerebro cuando el nervio vago, que se encuentra entre el cerebro y el intestino, envía las señales que desencadenan la producción de ácido del estómago y las enzimas digestivas”, explican los expertos. En muchas ocasiones, las digestiones pesadas se deben a que el envío de esta señal es vago o débil, pero se puede reforzar haciendo gárgaras durante dos minutos al día con un colutorio específico o simplemente con un buche de agua. 

Deja 12 horas entre la cena y el desayuno. El revestimiento del tubo digestivo se compone de una sola capa de células que se reponen cada 72 horas, “pero esta reparación no se realiza correctamente si el intestino está trabajando al mismo tiempo haciendo la digestión”, explica la nutricionista Stephanie Moore. Con un espacio de 12 horas entre las comidas, se da el margen suficiente para que se puedan reparar y reponer las mencionadas células.

Evita el azúcar. Tiene un efecto profundamente negativo en el intestino ya que “alimenta las bacterias dañinas que causan hinchazón y causa todo tipo de daños en el revestimiento del intestino”, explica Foster, que alerta que no sólo el azúcar que contiene la bollería o el chocolate resulta perjudicial, sino que algunos alimentos bajos en grasas, bebidas energéticas o zumos de frutas también cuentan con altas dosis concentradas de azúcar.

El exceso de ácido puede no ser la causa de sus problemas. Muchas personas que sufren de indigestión, reflujo o acidez estomacal piensan que es porque producen demasiado ácido, pero existen las mismas probabilidades de que no generen el suficiente. Tratar de comer un poco de proteína en cada comida y masticar bien los alimentos ayuda a aumentar la producción de ácido para que nuestras digestiones se realicen correctamente.

Levanta las rodillas cuando vayas al baño. En efecto, no nos ponemos en la posición correcta cuando vamos a hacer de vientre. “No estamos diseñados para defecar sentados”, explica Foster, “deberíamos hacerlo de cuclillas enderezando el colon y reduciendo la presión”. Los retretes comunes hacen que sea prácticamente imposible adoptar esta postura, pero utilizando un reposapiés o palangana para  elevar las rodillas hasta que estén más altas que las caderas nos ayudará a cambiar el ángulo del colon para mejorar nuestro tracto digestivo.

Come con regularidad. Llevarnos algo a la boca entre tres y cinco veces al día es casi tan importante como lo que comamos, ya que ayuda al intestino a estar en movimiento por lo que realiza las digestiones con mayor facilidad. “Las personas que se saltan más comidas son más propensas a desarrollar estreñimiento”, advierte el gastroenterólogo Anton Emmanuel.

Hidrátate. “La manera más eficaz de mejorar la salud intestinal es beber más agua”, sentencian los expertos. El intestino es un tubo largo resbaladizo y para que funcione correctamente –digamos, que resbale– debe estar bien hidratado. Sin embargo, no vale con beber cualquier líquido, el agua es el mejor. Es recomendable no consumir bebidas azucaradas en exceso, ya que alimentan las bacterias intestinales menos saludables. 

Mastica bien los alimentos. La digestión es una tarea exigente que requiere una gran cantidad de energía, especialmente con algunos alimentos complicados de deglutir. Los expertos recomiendan tomar bocados pequeños y masticar la comida hasta que esté perfectamente licuada o haya perdido su sabor. Es importante tragarlo todo antes de meternos otro bocado en la boca.

No te obsesiones con ir al baño. “La idea de que es necesario un movimiento intestinal diario no es cierta para el 75% de nosotros”, explica Foster. Una actividad intestinal normal está en un mínimo de tres veces a la semana y un máximo de tres veces al día. Además, los expertos aconsejan no obsesionarse con su aspecto de las heces ya que “tampoco tienen que estar perfectamente estructuradas”. 

Comer más fibra no es siempre la solución. Para paliar los problemas de estreñimiento muchas personas optan por aumentar la ingesta de fibra, pero esta solución no siempre es la adecuada: si las dificultades para ir al baño se deben a un problema de tránsito lento, la fibra es el peor remedio y se incrementarán el dolor y la sensación de hinchazón. En todo caso, los nutricionistas recomiendan tomar la fibra regularmente, pero sobre todo la proveniente de la fruta más que la de cereales o salvados, así como mantener el intestino activo y en movimiento para que funcione correctamente. Si el problema persiste es necesario acudir a un especialista. 

Toma IBP (inhibidores de la bomba de protones). Protectores gástricos como el omeprazol ayudan a solucionar los problemas de reflujo y acidez estomacal. Se trata de unos de los medicamentos más consumidos en todo el mundo pero muchas personas los toman de manera incorrecta: hay que tomarlos con el estómago vacío ya que si no se reduce su eficacia un 40%.

Evita los alimentos procesados.
La protección de las bacterias intestinales es clave para una buena salud digestiva, sin embargo, “hay productos químicos, aditivos, ingredientes y azúcares modificados genéticamente en los alimentos procesados ​​que pueden tener un impacto negativo en las bacterias del intestino y en la mucosa intestinal en general”, comenta Foster. No hay que erradicarlos radicalmente de nuestra dieta, pero deben ser un alimento ocasional y no la tónica diaria.

Come más hígado. “Es una de las mejores fuentes de vitaminas A y D que protegen la membrana mucosa del intestino”, explica la especialista en nutrición Christine Bailey. Si no te gusta su sabor, puedes tratar de incluirlo en pequeñas dosis en tus guisos o hamburguesas. “También recomiendo a las personas con una mala salud intestinal beber una taza diaria de caldo hecho con hueso. Está repleto de minerales y colágeno que ayudan a restaurar la integridad de la mucosa intestinal”, aconseja Bailey.

Consume alimentos fermentados. Quesos y lácteos crudos ayudan a nuestro cuerpo a proveerse de bacterias buenas que el intestino necesita para funcionar correctamente. No es muy común que formen parte de nuestra dieta, así que los especialistas recomiendan incluir alimentos como el chucrut, el kéfir o el tempeh a nuestra alimentación diaria.

Limita el uso de medicamentos. Los antibióticos acaban con las bacterias intestinales y muchos de los medicamentos que se recetan, incluidos los medicamentos para la presión arterial, los analgésicos y los tratamientos para la ansiedad, pueden interferir con el proceso digestivo, causando acidez o reflujo ácido”, explica Foster. Sobre todo, no cometas el error de añadir un medicamento más con el objetivo de erradicar este problema. Consulta a tu médico si hay alguna alternativa para evitar las medicinas que te provocan malestar intestinal.
 

Buena agua e higiene, claves para cuidar el estómago y evitar problemas gastrointestinales 28-05-15


Buena agua e higiene, claves para cuidar el estómago y evitar problemas gastrointestinales


Limpiar y tapar los tanques de reserva de agua puede evitar dolencias gástricas.

Durante las temporadas de lluvias, como la que está atravesando en este momento el país, además de las consabidas inundaciones y deslizamientos, usualmente se disparan los problemas gastrointestinales. La acumulación de aguas negras y los taponamientos y contaminación en los acueductos por la cantidad de sedimento, son algunas de las causas.

Pero la falta de buenas prácticas de higiene, los alimentos contaminados y la condición de salud de las personas también influyen en su aparición. Un individuo con desnutrición, por ejemplo, tiende a sufrir más graves consecuencias de esta enfermedad.

Este tipo de dolencias se conocen como enteritis bacterianas, que son inflamaciones del estómago e intestinos causadas por bacterias.

Aunque las hay de distintos tipos, con algunas diferencias en sus síntomas, todas estas bacterias tienen algo en común: la diarrea.

Salmonella, E.Coli Y Shigella son algunas de las más frecuentes.

"Como Colombia está dentro de la franja de pobreza del mundo, hay muchas muertes por enfermedades diarreicas agravadas por la desnutrición", explica el médico gastroenterólogo William Otero.

Cifras del Instituto Nacional de Salud (INS) indican que aunque desde el 2005 se ha disminuido la incidencia de mortalidad por enfermedades diarreicas agudas (EDA) entre menores de cinco años (se pasó de 6 por cada 100.000 menores de 5 años en el 2005 a 4 en el 2009), el problema persiste, principalmente en los sectores rurales, donde se encuentran precarios sistemas de acueducto y alcantarillado.

"El país ha ido mejorando en el tema, pero es importante insistir en que hay que seguir trabajando en la calidad del líquido y las prácticas de higiene, porque de nada sirve tener agua potable en malas condiciones de almacenamiento", dice Juan Gonzalo López, director del INS.

"A veces la gente no dispone del agua 24 horas y por eso la almacena de manera inadecuada, o no tiene las suficientes medidas de higiene y eso propicia la transmisión de enfermedades", indica.

Además, en varios brotes de estas dolencias "uno evidencia que en el país todavía no hay una cultura de procesar los alimentos o que se procesan en condiciones no muy higiénicas, como en un tablón al aire libre, y no en una cocina", señala.

Hacer un mejor seguimiento a toda la cadena de custodia de la comida, desde que se produce hasta que llega a la boca, también es necesario.

Hidratar es lo más importante para tratar la diarrea

Generalmente una intoxicación producida por bacterias pasa después de dos o tres días. Durante este lapso lo principal es hidratar al paciente con suero, explica el médico Fernando Sierra, director de gastroenterología de la Fundación Santa Fe de Bogotá, pero si la dolencia se extiende cinco días o más, hay que prestarle especial atención.

Sierra explica que 40 por ciento de los pacientes que padece EDA puede sufrir, como consecuencia, de intestino irritable durante seis meses a un año. Esta es una respuesta del sistema inmune, por el daño que produce la toxina en los nervios del abdomen.

Durante este periodo las personas sienten cólicos abdominales, distensión abdominal, diarreas frecuentes y malestar al comer.

Atención a la higiene personal

Para prevenir las enteritis bacterianas hay que establecer algunos hábitos diarios:

Lávese las manos con frecuencia y siempre antes de cocinar o limpiar. Lávelas después de ir al baño y luego de tocar carne cruda.

Limpie los platos y utensilios que han tenido algún contacto con carne de res, de aves, pescado o huevo crudo.

No beba agua de arroyos o pozos que no estén tratados. No coma verduras que no han sido bien lavadas, porque son fuentes de infección.

Si usted cuida niños pequeños, lávese las manos con frecuencia y deseche los pañales cuidadosamente de tal manera que las bacterias no se puedan diseminar a otras personas o superficies.

Al viajar a sitios donde la contaminación es más probable, consuma únicamente alimentos cocidos, frescos y calientes.

Beba agua sólo si ha sido hervida y no consuma verduras crudas ni frutas sin pelar.

Si recoge agua, hágalo en recipientes con tapa, límpielos frecuentemente y asegúrese de que tengan una llave de dispensación. No introduzca baldes que puedan contaminar el líquido.

25/5/15

¿Cómo saber si tengo divertículos?


¿Cómo saber si tengo divertículos?

En el 80% de las personas afectadas, la diverticulosis no complicada es una entidad asintomática


on24.com.ar

Los divertículos colónicos son pequeñas herniaciones de la mucosa y submucosa a través de las capas musculares del colon. Aparecen con mayor frecuencia en el colon sigmoides. Si bien el sólo hecho de su presencia no da síntomas, muchas personas presentan dolores abdominales recurrentes. En el 80 % de las personas afectadas, la diverticulosis no complicada es una entidad asintomática.

De presentarse un síntoma, el más común es el dolor tipo cólico en abdomen, mayormente en cuadrante inferior. A menudo empeora después de comer y puede producirse alivio luego de una deposición. Durante estos episodios, el paciente también puede experimentar constipación, diarrea, flatulencia o dispepsia.

Además, existe un factor hereditario, una alta predisposición familiar.

Si se complica con una diverticulitis aguda requiere tratamiento médico o quirúrgico, de acuerdo a la intensidad del cuadro, de lo contrario puede evolucionar en una peritonitis grave.

El 10 y 30 % de los pacientes con enfermedad diverticular pueden presentar hemorragia de importancia variable. Pero en un 3 a 5 % de los pacientes puede ser severa y potencialmente letal sobretodo en personas de edad avanzada

Prevención

La consulta con un profesional y la realización de una colonoscopía, sumado a una dieta correcta, pueden evitar la formación de nuevos divertículos o sus complicaciones. Dieta rica en fibras, las cuales deberán incorporarse de manera gradual y fraccionada. De esta forma se disminuirá la constipación, reduciendo la presión dentro de la luz intestinal.
 

24/5/15

La dieta mediterránea podría ayudar a prevenir úlceras 24-05-2015


La dieta mediterránea podría ayudar a prevenir úlceras
 
Panorama / Según científicos portugueses, la dieta mediterránea podría prevenir las úlceras de estómago. Todo ello a causa de la combinación de las moléculas de nitrito y polifenoles, presentes en ingredientes típicos de esta dieta. Los nitritos, que se encuentran en vegetales verdes como lechugas, espinacas o acelgas, y el polifenol, hallado en el vino tinto o la manzana, forman "una nueva" asociación que sirve para combatir los procesos ulcerosos.

El resultado de la suma de ambos es el óxido nítrico, una molécula esencial para proteger el estómago de varias enfermedades a través de la regulación celular. Los nitritos están en espinacas o acelgas y el polifenol en vino tinto o manzanaSegún los portugueses João Laranjinha y Bárbara Rocha, encargados del proyecto junto al científico sueco Jon Lundberg, esta investigación revela beneficios desconocidos por la combinación entre ambos, pues individualmente las dos sustancias eran conocidas por contener propiedades opuestas.

Al nitrito, formado por ácido nitroso con una base, se le considera una molécula altamente tóxica asociada al cáncer de estómago, mientras que a los polifenoles, compuestos de origen natural encontrados en muchas frutas, se le atribuyen propiedades antioxidantes.

"Estamos ante un cambio de paradigma, porque identificamos una nueva actividad de los polifenoles y del nitrito en el organismo", comentó Laranjinha, de la Universidad de Coimbra (Portugal). Los científicos explicaron que su estudio se basa en varias experiencias con modelos animales (ratones) e incluso con humanos. Gracias a este compuesto, se pueden "regular procesos gástricos y otros más globales", resaltaron los investigadores.

23/5/15

Asocian la terapia hormonal para la menopausia con el sangrado gastrointestinal


Asocian la terapia hormonal para la menopausia con el sangrado gastrointestinal

El riesgo de un tipo de colitis aumentó en cierta medida entre las usuarias actuales de TRH, encontró un estudio

healthfinder.gov.-Steven Reinberg

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) para aliviar los síntomas menopáusicos podría aumentar un poco el riesgo de sangrado grave intestinal inferior, sugiere un estudio reciente.

En la década de los 90, millones de mujeres estadounidenses recurrieron a la TRH para ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia. Pero los resultados de un emblemático estudio llamado Iniciativa de Salud de las Mujeres, publicados en 2002, encontraron que el uso a largo plazo de la terapia aumentaba el riesgo de cáncer de mama de las mujeres, además de su riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares (ACV). Poco después, el uso del régimen descendió de forma dramática.

Ahora, los investigadores señalan que la propensión de la TRH a la coagulación, vinculada con los ataques cardiacos y los ACV, podría también resultar en sangrado en la parte inferior de los intestinos.

"La TRH es un tratamiento efectivo, pero conlleva riesgos", dijo el investigador líder, el Dr. Prashant Singh, del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Singh dijo que el riesgo de que cualquier mujer en particular sufra un sangrado gástrico debido a la TRH es muy bajo. "Hay un aumento en el riesgo, pero el riesgo absoluto es bajo", aseguró.

Los investigadores dijeron que el sangrado en la parte baja de los intestinos vinculado con la TRH con frecuencia se desarrolla debido a una afección llamada colitis isquémica. La colitis isquémica ocurre cuando unos coágulos sanguíneos bloquean los vasos sanguíneos en el intestino grueso. Eso interrumpe el flujo sanguíneo a parte del intestino. Sin un riego sanguíneo adecuado, esa porción del intestino muere, momento en que comienza el sangrado de esa área, apuntaron los investigadores.

Los resultados del estudio se presentaron el 18 de mayo en la Semana de las Enfermedades Digestivas (Digestive Disease Week), en Washington, D.C. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Para el estudio, el equipo de Singh recolectó datos sobre casi 74,000 mujeres. Los investigadores compararon episodios de sangrado intestinal entre las que usaban la TRH y las que nunca la usaron.

Encontraron que las mujeres que usaban la TRH en la actualidad experimentan un aumento de alrededor del 50 por ciento en el riesgo de cualquier tipo de sangrado gastrointestinal (GI) en comparación con las mujeres que nunca han usado la TRH. Las ex usuarias tenían un aumento de casi un 20 por ciento en el riesgo de sangrado GI en comparación con las mujeres que nunca habían usado la terapia hormonal, halló el estudio.

Además, las mujeres que estaban usando la TRH tenían casi el doble de probabilidades de sufrir de colitis isquémica y sangrado de la parte baja del intestino. Pero no hubo diferencias en la incidencia de sangrado de la parte alta del intestino entre las mujeres que usaban la TRH y las que no, según el estudio.

El grupo de Singh también encontró que mientras más tiempo usaba una mujer la TRH, más probable era que sufriera un sangrado importante de la parte baja del intestino. Hay un mayor riesgo de sangrado en la parte baja del intestino que en la parte alta porque en la parte baja del intestino hay menos vasos sanguíneos. Eso significa que la coagulación de la parte baja del intestino tiene un efecto más pronunciado sobre el riego sanguíneo, apuntó Singh.

En el estudio, los investigadores tuvieron en cuenta otros factores de riesgo conocidos del sangrado intestinal, como el peso, fumar, el uso de anticonceptivos orales, y el uso de aspirina y antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno (Advil y Motrin IB) y el naproxeno (Aleve).

La Dra. Jennifer Wu, obstetra y ginecóloga del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que "la TRH es muy efectiva para los síntomas de la menopausia, como los sofocos y los sudores nocturnos, pero se cobra un precio con los riesgos asociados".

"Esos nuevos riesgos adicionales se deben tomar en cuenta cuando los médicos tratan los síntomas menopáusicos. Como se recomendó anteriormente, el uso de las hormonas postmenopáusicas debe ser a la dosis más baja durante el tiempo más corto", dijo Wu.
 

22/5/15

El consumo diario de probióticos corrige el estreñimiento 22-05-15


El consumo diario de probióticos corrige el estreñimiento

Dr. Miguel Bixquert Jefe del Servicio de Digestivo del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia

El 75 por ciento de los españoles afirma que tiene molestias digestivas de forma ocasional, y más del diez por ciento las sufre todos los días. Por ello, mantener unos hábitos de vida saludables es determinante para alcanzar el bienestar digestivo y ayudar así a prevenir patologías asociadas. Al menos, así se puso de manifiesto el pasado 29 mayo con motivo del Día Mundial de la Salud Digestiva.

-¿Cómo se puede compatibilizar el estilo de vida moderno con una buena salud de la microbiota intestinal?

-Los microbios que tenemos en el tubo digestivo necesitan nutrientes para vivir como un buen aporte de fibra soluble y un estado físico adecuado. Cuando hablamos de dieta no nos referimos sólo a la comida, sino al modo de vivir como, por ejemplo, no fumar, descansar lo suficiente, evitar el alcohol destilado y sobre todo, disminuir, en la medida de lo posible, el abuso de fármacos. Somos el cuarto país del mundo en consumo de medicinas. Todos estos factores hacen que nuestra microbiota intestinal esté alterada y, como consecuencia de ello, se produzcan disfunciones e, incluso, algunas enfermedades.

-¿Cuál es el mejor menú para el aparato digestivo?

-La dieta mediterránea es la ideal, pero en España no la sigue nadie. La gente cree que consiste en tomar sólo vino tinto y es mucho más como ensaladas, verduras, fruta como postre y no pasteles, carnes más bien magras de tipo pollo pavo conejo, quesos poco grasos y aceite de oliva como grasa principal. Un problema muy importante es el sobrepeso y la obesidad, sobre todo a partir de la adolescencia y una correcta alimentación puede evitarlo. Además, hay que corregir la mala costumbre que tenemos en nuestro país de cenar tan tarde porque el estómago se vacía de forma muy lenta y se producen digestiones pesadas.

-¿Hasta qué punto es efectivo el el tratamiento de los trastornos funcionales digestivos con probióticos?

-Es un sistema fácil y muy efectivo. El problema es que hay muchos profesionales que desconocen los beneficios de los probióticos, sobre todo en Atención Primaria que es desde donde deben hacerse estas recomendaciones. Lo mejor para alimentar la flora intestinal es la ingesta de fibra y suplementarla con bifidobacterias o lactobacilus que son las responsables de «devorar» los gases y facilitar el tránsito intestinal que, para muchas personas, supone un problema y les altera el ritmo de vida.

-¿Qué cantidad y con qué frecuencia habría que consumir probioticos para notar sus efectos beneficiosos?

-Lo más recomendable es empezar con dos yogures diarios, preferiblemente después del desayuno y de la cena, durante dos o tres semanas y, después, como mantenimiento ingerir uno todos los días. De esta forma, está demostrado que el estreñimiento funcional se corrige, así como el dolor abdominal, los gases y otras molestias digestivas.

-¿Por qué las molestias digestivas afectan más a las mujeres que a los hombres?

-La mujer posee un estado hormonal diferente al del hombre y esto hace que tenga una menor salud ósea y mayor sensibilidad del tubo digestivo. En todos los países del mundo el síndrome de intestino irritable es tres veces más frecuente en la mujer que en el hombre.

20/5/15

¿Tienes agruras frecuentes? No te automediques, podría ser cáncer


¿Tienes agruras frecuentes? No te automediques, podría ser cáncer

Productos o fármacos que ayudan o quitan la sintomatología de problemas en el estómago retardan el diagnóstico.

sipse.com

El presidente del Consejo Mexicano de Oncología (CMO), Francisco Ochoa Carrillo, indicó que la detección del cáncer gástrico se está viendo afectada debido a la automedicación de productos o fármacos que se publicitan para ayudar o quitar la sintomatología de las agruras, la hiperacidez u otros dolores.

“Lo que hacen estos productos es retardar el diagnóstico, ya que cuando una persona tiene problemas de gastritis o dispepsia puede ser motivo que en un momento dado retardemos ese diagnóstico y no se hagan los estudios pertinentes”, refirió.

En el marco de la Cumbre Sanofi 2015, el profesional dijo que para la sociedad actual la palabra cáncer implica tres aspectos: sinónimo de muerte, amputación y tratamientos sofisticados. De tal forma que se tiene que cambiar ese paradigma, ya que por fortuna en la medicina han evolucionado muchas áreas y existen diferentes tipos de cáncer que pueden ser curados siempre y cuando se diagnostiquen a tiempo, de forma eficiente y de manera multidisciplinaria.

“Esto quiere decir que hagamos los diagnósticos en etapas tempranas, que a través de un grupo interdisciplinario planeemos una estrategia para ofrecer las ventajas terapéuticas al paciente necesarias para el manejo de esa displasia, entiéndase, cirugía, radioterapia y la quimioterapia, pero para ello se requiere la corresponsabilidad del paciente”, destacó.

En el caso del cáncer gástrico, refirió que ante cualquier cambio en el área intestinal, sobre todo si somos regulares en nuestras excretas, que empezamos a tener moco, anemia sin causa aparente, deberemos acudir al médico para descartar un cáncer, sobre todo a partir de los 40 años, subrayó.


Maligno

El cáncer de estómago o cáncer gástrico es un tipo de crecimiento celular maligno producido con capacidad de invasión y destrucción de otros tejidos y órganos, en particular el esófago y el intestino delgado.

El cáncer gástrico es difícil de diagnosticar en sus primeras etapas, pues la indigestión y la molestia estomacal pueden ser síntomas de una etapa temprana del cáncer, pero otros problemas también pueden causar los mismos síntomas.

En los casos avanzados, puede haber sangre en las heces, vómitos, pérdida de peso inexplicable, ictericia o dificultades para tragar.

Cabe señalar que una persona es más propensa a que le diagnostiquen cáncer gástrico si tiene una dieta baja en frutas y verduras, un antecedente familiar de esta enfermedad, infección del estómago por la bacteria llamada Helicobacter pylori.

Así como por tener un pólipo de un tamaño mayor a dos centímetros en el estómago, inflamación e hinchazón del estómago por largo tiempo (gastritis atrófica crónica), anemia perniciosa y el tabaquismo.

18/5/15

¿Qué alimentos podría producir cáncer al estómago?


¿Qué alimentos podría producir cáncer al estómago?

americatv.com.pe

El doctor Tomás Borda reveló cuáles son los alimentos enemigos para el estómago que podría a lo largo del tiempo producir cáncer en nuestro cuerpo.

El primer alimento que podría ser peligroso para nuestro estómago son los embutidos, ya que sus compuestos producen gastritis, ulceras y hasta generar cáncer al estómago, siempre y cuando el consumo sea como base de la alimentación.

La sal, es otro componente peligroso, enemigo del estómago. También los vegetales con vinagre o aquellos bañados con aceite dudoso, sería perjudicial, al igual que el ají hace que perpetúe la gastritis y podría terminar en cáncer.

Mira también: [Conoce los siete alimentos extraordinarios para el hígado]

El uso constante de los saborizantes, es decir el Glutamato Monosodico, dañan la mucosa gástrica. El licor y los cigarros generan deterioro de la mucosa gástrica.